Crece el tráfico de pasajeros en el Aeropuerto de Barcelona aunque empeora la puntualidad

99


El aeropuerto de Barcelona.
EUROPA PRESS – Archivo

El Aeropuerto de Barcelona-El Prat ha aumentado el tráfico de pasajeros registrados en los primeros nueve meses de 2018 comparado con el mismo periodo del año anterior, y se sitúa como el séptimo aeropuerto europeo en volumen de pasajeros.

Así lo apunta un informe del Observatorio de Tráfico Aéreo de Barcelona de la Cámara de comercio de Barcelona hecho público este jueves, que analiza datos de 1.200 aeropuertos de todo el mundo.

El Prat registra el cuarto crecimiento más elevado (5,1%) entre los diez primeros europeos, solo por detrás de los de Frankfurt, Madrid y Estambul, y el informe prevé que Barcelona llegue a los 50 millones de pasajeros en 2018.

En términos de tráfico directo de pasajeros, descontando los de conexión, Barcelona se mantiene como quinta ciudad europea en origen y destinación entre enero y octubre, solo por detrás de Londres, París, Estambul y Moscú.

El tráfico intercontinental directo ha crecido de forma progresiva e ininterrumpida en los últimos años, y desde 2010 ha aumentado un 9,4% de media anual.

De cara a la temporada de invierno, del 28 de octubre de 2018 al 30 de marzo de 2019, el aeropuerto incrementará un 7% los asientos respecto al año anterior, debido principalmente al incremento del 11% de la oferta de Vueling.

Puntualidad

El informe incorpora un análisis de los índices de puntualidad y operaciones de 2017 y 2018 en el aeropuerto, que señala que Barcelona está en la posición 1.009 de media en el ranking de puntualidad, una posición que fluctúa entre la de enero (348) y la de mayo (1.159).

En los primeros diez meses de 2018, el 62% de los vuelos de El Prat salieron puntuales -con menos de 15 minutos de retraso-, un porcentaje que oscila entre el 83% de enero y el 48% de julio.

Por ello, la Cámara de Barcelona considera “del todo necesario” desarrollar el plan ‘BCN a Punto’, iniciativa del Ministerio de Fomento para mejorar la operativa del Aeropuerto de Barcelona que se presentó en el Comité de Coordinación Aeroportuaria de Catalunya en noviembre, y que busca mejorar la operativa del verano de 2019 a corto plazo, y a medio y largo plazo plantea retos estructurales.



Ver noticia original