Mantenimiento de baterías fotovoltaicas

923

Como aumentar la vida útil de sus baterías

Las baterías pueden ser de los elementos más importantes de una instalación fotovoltaica, especialmente si en dicha instalación se hace necesario el uso de instrumentos de medición o comunicación, con fines de monitoreo.

Se estima que la vida útil, en general, de las baterías ronda los 4-5 años para las convencionales monoblock a los 12 años de las baterías de gel, siempre y cuando se haya hecho un uso adecuado de las mismas. Dado que los gastos generados por la compra de baterías suponen un porcentaje importante de cualquier instalación que las necesite, es muy importante llevar a cabo un uso y un mantenimiento adecuado de las mismas para prolongar al máximo su vida útil, evitando así llevarnos sorpresas porque han dejado de funcionar correctamente o en el peor de los casos por tener que adquirir otras nuevas.

Nivel de carga y de descarga correctos

Con el fin de evitar que las baterías fotovoltaicas dejen de funcionar correctamente, es muy importante respetar los niveles de carga y de descarga de las mismas, ajustándose a las recomendaciones en función del tipo de batería y del uso que se haga de las mismas. Con este propósito, cualquier instalación fotovoltaica debe contar con un regulador entre sus elementos.

El regulador se encarga (cuando los paneles solares están en funcionamiento) de suministrar la intensidad necesaria para las baterías en todo momento, en función del nivel de carga de éstas. Igualmente controla el nivel de descarga de las baterías, cuando las placas no están produciendo electricidad. Con esta doble función del regulador se evita que en las baterías se produzcan sobrecargas o descargas profundas, que acortan sensiblemente la vida de las mismas; a excepción de las baterías de descarga profunda que soportan mejor las sobredescargas, aunque no por ello es recomendable llevarlas al extremo.

Con cada ciclo de carga y descarga de las baterías fotovoltaicas se producen unas reacciones químicas dentro de las celdas de las que está compuesta cada una. Estas reacciones hacen que de forma periódica se deban comprobar los niveles de los vasos de aquellas baterías que no estén selladas debido a que se producen pérdidas de líquido. Igualmente, con cada ciclo, se producen incrustaciones en los electrodos y depósitos en los vasos, provocando que el rendimiento de las baterías sea cada vez menor. Con el fin de mantener el rendimiento de las baterías (capacidad y eficiencia) y por extensión alargar la vida útil de las mismas se hace necesario ecualizar las baterías.

Ecualización de las baterías

Hay que evitar que los pequeños depósitos e incrustaciones que se generan vayan a más, ya que pueden alcanzarse un punto de “no retorno” en el que ya no es posible revertir el proceso y la batería se vuelve inutilizable.

El proceso de ecualización de las baterías consiste en suministrar una sobretensión controlada cuando éstas se encuentran totalmente cargadas. Con este proceso se consigue desprender las incrustaciones de los electrodos y redisolver los depósitos de los vasos.

Es de suma importancia seguir las recomendaciones ofrecidas por cada fabricante para evitar dañar las baterías fotovoltaicas, respetando la tensión y la corriente suministrada, así como los tiempos en los que vamos a aplicar el procedimiento, vigilando siempre que no se alcancen temperaturas superiores a las recomendadas para cada tipo de batería.

La periodicidad con la que se hace necesario ecualizar las baterías depende del tipo y del uso que se haga de las mismas; Efitron, usualmente recomienda el uso de las baterías en ciclos en los que no se descargan más allá del 80% de su capacidad, con lo que el proceso de ecualización se debería llevar a cabo cada 3 o 4 semanas.

Hay que tener en cuenta que el procedimiento de ecualización generará gases, por lo tanto, solo deben ecualizarse aquellas baterías con vasos ventilados (¡NO ECUALIZE NUNCA BATERIAS SELLADAS!).

Reglas generales para ecualizar las baterías

Siga siempre las indicaciones que le suministra el fabricante y nunca trate de ecualizar baterías selladas.

Las recomendaciones de carácter general para llevar a cabo correctamente el procedimiento es:

1.- Compruebe que los vasos tienen líquido pero que el nivel no es muy alto, para evitar que se desborde durante el proceso.

2.- La batería debe estar cargada y a temperatura ambiente antes de comenzar la ecualización.

3.- Compruebe que las tapas de los vasos están correctamente colocadas para evitar posibles derrames. Es posible que se produzcan pequeñas condensaciones a través de las ventilaciones de los vasos. Si lo estima oportuno puede colocar un trozo de tela o papel para absorberlas.

4.- Es MUY IMPORTANTE que el lugar en el que se encuentran las baterías que van a ser ecualizadas esté MUY BIEN VENTILADO, para que no se produzca acumulación de los posibles gases generados durante el proceso. Evite cualquier tipo de chispa o llama próxima a las baterías durante el proceso.

5.- Compruebe que únicamente las baterías están conectadas, ya que la sobretensión que se va a inyectar podría averiar cualquier otro aparato conectado. Aplique el proceso de manera individual a cada banco de baterías.

6.- Una vez finalizado el proceso deje que las baterías fotovoltaicas se enfríen a temperatura ambiente.

7.- Compruebe, al finalizar el proceso y con las baterías a temperatura ambiente, que el nivel de líquido de los vasos es correcto. Ahora puede rellenar los vasos (con agua destilada) hasta su nivel máximo.

8.- Por último, puede conectar las baterías nuevamente al regulador para que le suministre una carga flotante de mantenimiento.

Normas de seguridad

La protección personal es siempre la primera norma a seguir cuando se realizar labores de mantenimiento de elementos, como en este caso, con riesgo eléctrico y riesgo químico.

Utilice siempre ropa de trabajo adecuada, atendiendo especialmente al uso de guantes y gafas de protección (recuerde que trabaja con ácido).

Esté siempre atento a cualquier anomalía, como desbordamientos de líquido o aumento excesivo de la temperatura. Detenga lo más rápido posible la ecualización si observa alguna anomalía como las indicadas.

Recuerde que durante el proceso se generan gases corrosivos e inflamables, evite cualquier llama o chispa cerca de las baterías fotovoltaicas y mantenga siempre la zona bien ventilada.

Por encima de todo, si no se encuentra capacitado para llevar a cabo el proceso, tenga en consideración contratar los servicios de un profesional para llevar a cabo las tareas de mantenimiento de sus equipos.