Instalaciones aisladas fotovoltaicas

Una instalación aislada, es aquella que puede producir toda su energía sin la necesidad de una compañía suministradora (Iberdrola, Endesa, etc), existiendo de esta forma una independencia total de este tipo de compañía.

Esquema aislada

 

 

Mediante los módulos fotovoltaicos, transformamos la radiación solar en una tensión continua, esta energía la debemos almacenar en baterías y no se puede utilizar de forma directa, ya que es una tensión continua y no estable al depender de varios parámetros, como la temperatura, radiación, velocidad del viento, etc.

Baterias

 

 

Así pues, a través de un equipo que llamamos regulador de carga, cargamos estas baterías. La función principal del regulador de carga es proteger las baterías, para no sobrecargar las baterías, es decir, que una vez que éstas estén totalmente cargadas, aunque exista radiación solar, el regulador cortará la inyección de energía a las baterías. Por otro lado, también hace lo contrario, no permite extraer más energía de las baterías, para de esta firma evitar una descarga profunda. En este otro link, podrá ver más detalles sobre los reguladores de carga.

 

 

Regulador de carga

Las baterías son los elementos, en los cuales almacenamos la energía generada por los módulos fotovoltaicos. En función de la energía que se necesita así será la capacidad de las baterías (medida en Ah). Un cálculo estándar se realiza suponiendo una autonomía de cuatro días, de esta forma aseguramos una autonomía para días en los cuales no exista radiación solar suficiente, además de evitar una descarga profunda de las baterías, prolongando así la vida útil de las mismas. Si desea más información sobre baterías, acceda a este link.

Inversor

Una vez que tenemos almacenada en baterías la energía que han producido nuestros módulos fotovoltaicos, ya podemos consumirla. Si nuestros receptores (iluminación, TV, etc), se alimentan en continua, podemos conectar directamente nuestros equipos a la salida de continua que tiene nuestro regulador (con sus protecciones correspondientes). Pero si nuestros receptores son de alterna (como en la viviendas habituales), necesitaremos de un inversor. La misión de este equipo es transformar la tensión continua que hay almacenada en nuestras baterías en 230 V de alterna, similar a la que tenemos en nuestros hogares. Si desea más información sobre inversores, haga click aquí.

Finalmente, como podemos ver en nuestro esquema, tenemos un cuadro eléctrico de alterna, el cual es alimentado por la salida de nuestro inversor y de él, se alimentan  nuestros receptores.